Cerianthus Filiformes Rosa

Nuevo

39,00 €

Producto normalmente en stock. En caso de rotura de stock, la entrega podrá demorarse unos días.


Descripción:

La anémona tubo Cerianthus filiformis es un vistoso cnidario de la familia cerianthidae.

Desarrolla su vida en forma de pólipo, semi-enterrado en fondos arenosos o fangosos, ya que carece de esqueleto.

Más información


Cantidad:

Añadir a la lista de deseos

Productos en oferta

Los Cerianthus son animales de estructura primitiva que desarrollan su vida en forma de pólipo ya que carecen de esqueleto. Están clasificados dentro del tipo Cnidario, clase Antozoo y subclase Hexocorálios. En muchos círculos se considera a estas especies como Anémonas, con quienes están emparentados, pero no lo son propiamente ya que entre otras diferencias no presentan disco basal. Además tampoco presentan la misma capacidad de movimientos ya que éstos se localizan únicamente a lo largo del tubo de mucosa que los alberga con excepción de no encontrarse a gusto en su localización actual. En estos casos abandonan su tubo y se dejan llevar por la corriente hasta encontrar un lugar más adecuado.

Su cuerpo está formado por una especie de bolsa, que se presenta introducida en un tubo formado por mucosas excretadas y que el animal va construyendo, con una cavidad central que hace las veces de boca y órgano excretor. Alrededor de esta abertura presenta un número indeterminado de tentáculos organizados en dos coronas dotados de células denominadas cnidoblatos, que con el roce activan los nematocistes urticantes que le sirven de herramienta para la caza y arma de defensa. Estos tentáculos mencionados suelen permanecer extendidos salvo en casos de peligro o cuando el medio acuático no es el adecuado. No tiene aparato circulatorio ni nervioso, las propias células se encargan individualmente de tomar el oxígeno que precisas para su supervivencia.

La presencia de este tubo, que alberga el cuerpo del Cerianthus, al que se adhieren con el tiempo partículas de sedimentos y otros detritos nos da una idea de su ubicación en el acuario. Son animales cavadores cuyo cuerpo continua unos centímetros bajo el sustrato y que comunica con el exterior precisamente con el tubo. Estas excavaciones son realizadas por pequeños movimientos oscilatorios. A través de esta estrategia el animal encuentra cierta protección frente a depredadores de sus tentáculos, con capacidad de regenera, como determinadas especies de nudibranquios como el Dendronotus iris.

Por lo dicho anteriormente el sustrato del acuario no debería tener menos de 12 cm de espesor. Tras acondicionarlo adecuadamente a la temperatura y a las nuevas condiciones acuáticas se debe colocar en un hoyo cavado previamente en el sustrato.

Los Cerianthus se pueden manipular tranquilamente con las manos descubiertas ya que la dureza de la piel nos protege. No obstante y por precaución conviene no tocarse otras partes del cuerpo sin lavarnos las manos antes.

El agua de mantenimiento debe de tener un potencial Redox elevado ya que gustan de vivir en aguas muy oxigenadas. Tras su instalación en el acuario pueden pasar algunos días hasta que nos muestre los tentáculos completamente extendidos.

Llegado este momento se debe comenzar a alimentar. No son animales muy glotones por lo que no deberemos alimentarlo todos los días. Cada dos o tres días sería lo adecuado de lo contrario el alimento que no les es necesario será desechado. Puede costarnos algo que el animal comience a alimentarse pero con un poco de paciencia es sencillo de lograr. Alimentos congelados como artemia, krill o larva roja de mosquito son adecuados aunque también podemos ofrecerle trozos de gamba cruda o trozos de mejillón semi hervido.

La iluminación no es un factor fundamental en su desarrollo. Puede vivir bien en acuarios con iluminación moderada pero será capaz de aclimatarse en instalaciones con iluminación más intensa.

No hay comentarios de clientes por ahora.

Escribe tu opinión

Escribe tu opinión